Rotura de Meniscos Ecuador

Sandra Rojas Harb de Joniaux

TESTIMONIO CÉLULAS MADRE (ECUADOR)

Soy ecuatoriana residente en Boston,Estados Unidos, desde hace 17 años. En el año 2016, durante un día de trabajo junto a mis alumnos, sufrí de la rotura de los meniscos en mi rodilla derecha, después de lo cual mi vida cambió notablemente, fui sometida a una artroscopia, pero a pesar del cuidado y las terapias físicas no recobre le movilidad, menos aún con una segunda lesión que sufrí en el mismo trabajo, de manera accidental.

A esta segunda lesión se siguieron meses de terapias sin ningún resultado, mis dolores aumentaban con el paso de los días, hasta que fui sometida a una segunda, cirugía que fue practicada por un muy prominente traumatólogo de Boston, pero de la cual nunca me recuperé por completo, es más, al volver a mis actividades diarias, después del alta médico, mi salud se vio muy afectada, los dolores provocaban imposibilidad de dormir, las medicinas afectaron mi estómago y tuve una serie de consecuencias más.

La solución era solo una prótesis de rodilla, la cual por muchos motivos médicos no se pudo realizar; fue entonces, cuando sin posibilidades de recobrar la salud, después de que el médico me dijo que disminuya al máximo mi actividad física (actividad que ya era casi nula y que me había costado el aumento de 25 lbs) empecé a buscar otras opciones no tradicionales.

Gracias a Dios al buscar especialistas en células madre, encontré en mi país, a un médico maravilloso, con quien vía internet empecé a consultar, quien inmediatamente vio mi caso por la misma vía, chequeo las imágenes de mis resonancias y más exámenes y me explicó el procedimiento que podía realizar en mi. Agendé una cita y volé a Ecuador.

Desde el primer día que me atendió el Dr Carlos Chiriboga Accini, confié totalmente en su profesionalismo, su calidez humana y sinceridad. Llegué a su consultorio cojeando y con dolores agudos, desde la primera consulta estos dolores empezaron a disminuir. Fui al quirófano en dos semanas y luego del procedimiento de células madre, empecé a los dos días a perder el sueño, pero ya no por el dolor, ahora por la felicidad que me daba el moverme libremente en la cama, sin experimentar ningún tipo de dolor, solo libertad de movimientos.

En tres semanas volví a mi casa, sin dolor, sin cojear, cómo habiendo renacido a una nueva oportunidad de vida, para volver a ser la misma persona activa y amante de la vida. Volví a Ecuador tres meses después, para reforzar el tratamiento con plasma rico en plaquetas (PRP) y hoy estoy de vuelta en mi hogar, feliz de haber encontrado un profesional maravilloso quien me devolvió la salud. Escribo este testimonio, ya que siento la obligación moral de compartir tan exitoso tratamiento.

 

Siento un profundo cariño y un eterno agradeciendo con el Dr Carlos Chiriboga Accini. Gracias a él he vuelto ha vivir libre de dolor, recuperé mi movilidad.

 

Sandra Rojas Harb de Joniaux

Noviembre 6, 2018

sdejotaerre@hotmail.com